Mínimo 4 letras

Tárraco: una arqueología viva

Exposiciones

18/05/2001 - 09/09/2001

Museo Arqueológico

Tarragona y la arqueología son dos realidades que, desde siempre, han estado íntimamente asociadas. El esfuerzo y la sensibilidad de las generaciones que nos han precedido, especialmente desde mediados del siglo XIX, han hecho posible una apreciable progresión en el conocimiento de la historia y de la configuración de la ciudad y del su territorio de influencia.

Este proceso ha experimentado, en los últimos decenios, una espectacular aceleración. Esto ha sucedido así como consecuencia del interés que Tárraco ha ejercido en las instituciones dedicadas a la investigación histórico arqueológica y en los investigadores que tienen en la época romana su referente de trabajo: Tárraco, como primera fundación romana en la Península Ibérica -en un primer momento como puerta de la romanidad en este estratégico enclave del occidente romano y más adelante desde su papel como capital de la provincia Hispania Citerior-, es un yacimiento imprescindible para llegar al conocimiento del que, del como y del porqué de la cultura romana en Hispania.

Gracias a los esfuerzos unidos de todos, aunque la información es y será siempre fragmentaria (como consecuencia de la propia dinámica vital de la ciudad -de superposición o de substitución- a lo largo del tiempo), hoy estamos en condiciones de conocer muchos aspectos del día a día de la sociedad tarraconense y, también, de rehacer la imagen de Tarragona en sus primeros siglos de existencia.

La continuidad de las intervenciones arqueológicas en la ciudad y en su territorio permite y obliga, sin embargo, a introducir ininterrumpidamente nuevos datos en la información disponible y a generar una constante reflexión en la su interpretación. Y, en un otro aspecto, contribuye a incrementar el ya rico inventario de aquello que constituye nuestro patrimonio historico-arqueológico. Un patrimonio que -en relación a su conservación, investigación y difusión- tiene en el Museu Nacional Arqueològic de Tarragona uno de sus máximos exponentes.
SiguienteDe la tierra a la imagen. Arte griego en el Musée Saint-Raymond de Toulouse
AnteriorPerspectiva hipotética de Tárraco s.II
Para poder mejorar nuestros servicios utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta su utilización Más información aquí Cerrar