Mínimo 4 letras

Peinar la muerte. Rituales de vida y muerte en la prehistoria de Menorca

Exposiciones

23/03/2007 - 26/08/2007

Museo Arqueológico

El Museu Nacional Arqueològic de Tarragona presenta la exposición Pentinar la mort. Rituals de vida i mort en la prehistòria de Menorca, donde se muestran, por primera vez en Tarragona, los excepcionales restos arqueológicos hallados en las cuevas des Càrritx y des Mussol.

Es Càrritx y Es Mussol son dos de los yacimientos arqueológicos más interesantes y singulares de la cuenca occidental del Mediterráneo. Las cuevas están situadas en el término municipal de Ciutadella (Menorca). Ambas exploraciones espeleológicas llevadas a cabo entre los años 1995 y 1997, respectivamente, propiciaron su descubierta.

Después de un extenso programa de investigación dirigido por un equipo de la Universitat Autònoma de Barcelona, formado por Vicente Lull, Rafael Micó, Cristina Rihuete y Roberto Risch, hoy se puede decir que los conocimientos proporcionados por Es Càrritx y Es Mussol han modificado y enriquecido el panorama general de la prehistoria de Menorca y, por extensión, de las Baleares.Nuestra historia se inicia en Menorca, más o menos, en el año 1600 a.n.e., cuando las cuevas des Càrritx y des Mussol fueron frecuentadas por primera vez. Los vestigios que dejaron en las profundidades indican que estas personas rendían culto al mundo subterráneo y, de acuerdo con el simbolismo expresado en el atuendo colocado al fondo de la cueva des Càrritx, lo concebían en femenino. Probablemente, se guiaban por una intuición que consideraba la tierra como el principio anónimo generador de vida.

Con el paso de los años, el poblado humano de Menorca y de Mallorca se expandió y se consolidó. A partir, aproximadamente, del 1450 a.n.e., la sociedad se vertebró en múltiples unidades básicas compuestas por poco más de una docena de personas. Uno de estos grupos escogió la cueva des Càrritx como cementerio. A lo largo de seis siglos se inhumaron más de doscientas personas, los restos de las cuales se han podido estudiar detalladamente. Gracias a estos estudios sabemos que hace más de 3.000 años, los pobladores de la isla comían básicamente productos procedentes de la ganadería y de la agricultura y que, curiosamente, no comían pescado ni marisco. Las lesiones halladas en los restos no parecen atribuibles a guerras o conflictos, sino más bien, al hecho de transitar por terrenos de  carácter agreste o bien por manipular pesos.

Producida por Manterola División Arte para el Museu Nacional Arqueològic de Tarragona en el marco de un convenio con el Consell Insular de Menorca y la Universitat Autònoma de Barcelona, la exposición Peinar la muerte pretende que el visitante pueda tomar contacto con la expresión material de este rico universo ideológico. Aparte de poder contemplar los hallazgos más relevantes de las cuevas des Càrritx y des Mussol como el peine y los utensilios de madera que utilizaban para teñir el cabello, las enigmáticas tallas que descansaron durante milenios en las entrañas de la tierra y los restos óseos de algunas de las personas que en ellas se inhumaron, la muestra está planteada con la finalidad de invitar al público a participar en el proceso de investigación arqueológica que se siguió.
 

Recursos

Cartel
SiguienteÍberos y griegos en el Hospitalet de l'Infant?
AnteriorReflejos de Apolo. Deporte y Arqueología en el Mediterráneo Antiguo
Para poder mejorar nuestros servicios utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta su utilización Más información aquí Cerrar